Mandamiento número ocho:  No Hurtarás

No hurtarás Éxodo 20:15

Este es el mandamiento número 8, y de igual manera es fácil de entender el concepto de lo que nos pide Dios.

No hurtarás ósea no robarás, y ¿que es robar? Hay muchas maneras de pecar con este mandamiento, pues es muy fácil tomar lo ajeno como si fuera nuestro sin el consentimiento de el verdadero dueño.  Si tomáramos el siguiente principio en cuenta, todo sería mejor en la sociedad, estimado amigo, amiga que me escucha, si hay algo frente a ti y no es tuyo, puedes tener la seguridad que le pertenece a alguien, y ese alguien obviamente no eres tu, pero puedes tener la certeza que tiene dueño, y si por algún motivo no tuviese dueño, bueno aun está claro que no es de tu propiedad y apropiarte de algo que no haz obtenido legalmente, podríamos considerar como un robo.

Hay varias formas de robo, incluso la Biblia nos menciona algunas de ellas.

Tomar lo ajeno, y no devolverlo, puede ser dinero o artículos

Piratería, es robar los derechos de autor

Adulterio, roba a su semejante su pareja.

Aprovecharse de circunstancias especificas para sacar provecho, mira cómo lo pone la Biblia en,

Prov. 22:22-23 (RVR1960) No robes al pobre, porque es pobre,

Ni quebrantes en la puerta al afligido;

23 Porque Jehová juzgará la causa de ellos,

Y despojará el alma de aquellos que los despojaren.

Otra forma es obtener ganancias de una forma ilícita, mira como lo pone la palabra de Dios en,

Habacuc 2:9  ­Ay del que obtiene ganancias ilicitas para su casa, por poner en alto su nido, por escaparse del poder del mal!

De otra forma dicho, piensan que con el dinero pueden comprar seguridad, pero al obtenerlo ilícitamente acarrean mal para sus vidas y casas.  Y aunque de pronto no pareciera, pues parece que alguna gente vive mejor fuera de los caminos de Dios, recordemos que a ellos ya los juzgará Dios, y si están en mal camino, a menos que se arrepientan, serán hachados en el lago de fuego preparado para Satanás y sus demonios.

Proverbios 29:24

El que se asocia con un ladrón aborrece su propia vida;

No debemos tener nada que ver con una persona que sabemos que roba en cuestiones de negocios.

Proverbios 6:30-31

No se desprecia al ladrón si roba para saciarse cuando tiene hambre; mas cuando es sorprendido, paga siete veces; tiene que dar todos los bienes de su casa.

No importa la razón por la cual una persona roba, mientras no sea sorprendido puede gozar de lo robado, mas una vez descubierto su mal proceder entonces llegan las consecuencias de las cuales el ladrón se arrepiente de su hecho, pero, claro, es muy tarde, ahora solo le toca pagar las consecuencias de sus hechos.

En

Levíticos 19:13 encontramos lo siguiente:  No oprimirás a tu prójimo, ni le robarás. No retendrás el salario del jornalero en tu casa hasta la mañana.

Como fieles hijos de Dios, se pagará al empleado a tiempo y nunca se retendrá el salario de tal persona, solo por retenerlo, también según la Biblia este acto es considerado una forma de robar.

En

1 Corintios 6:9-11: 9  Encontramos una lista de pecados que nos aseguran el  de no poder entrar al cielo, veamos esa lista, que de paso inicia con una pregunta y dice: ¿No sabéis que los injustos no poseerán el reino de Dios? No erréis, que ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, 10 Ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los robadores, heredarán el reino de Dios. 11 Y esto erais algunos: mas ya sois lavados, mas ya sois santificados, mas ya sois justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.

De modo que entendemos ahora que el que roba, no puede entrar al cielo, pues no puede estar cerca de la presencia de Jehová.

Y por último, en

Malaquías 3:8-10 (RVR1960) ¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas.

9 Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado.

10 Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.

Este mandamiento se se aplica a creyentes y no creyentes, pues si no regresamos los diezmos, estamos robando y ya miramos que los ladrones no entrarán en el reino de los cielos, estemos de acuerdo con la doctrina o no, al no regresar a Dios lo que le corresponde, estaríamos robando. ¿Que es más grave robar a los hombres? O ¿Robarle a Dios?, Sin duda alguna es más grave robar a Dios, pues robar al hombre acarreamos maldición, pero al robar a Dios, hay doble maldición.  Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana. Isaías 1:18.

Nuestro deseo es que todos podamos ir a los pies de Cristo, y poner nuestras faltas o pecados frente a Él, llevemos nuestro corazón contrito y arrepentido por lo que hemos hecho, y Él es fiel y justo para perdonarnos.

Mateo 15:19

Porque del corazón provienen malos pensamientos, homicidios, adulterios, fornicaciones, robos, falsos testimonios {y} calumnias.

Cuidemos nuestros corazones, en otra forma dicho, cuidemos nuestras mentes, para que nuestros pensamientos sean aprobados ante nuestro Creador y Redentor, pues ya que el pecado se origina en nuestro pensamiento y como ya vimos en el mandamiento número 7, sobre el adulterio, con el simple hecho de pensar hacer el acto, Dios lo considera pecado y lo considera como un hecho.  Lo mismo con el robo, si en nuestra mente se alimenta la idea de robar, ese pensamiento ya es considerado pecado.

Para mantener una mente limpia, debemos alimentarla de información limpia, y eso es a travez de el estudio de la Palabra de Dios, y de programación adecuada en cuestión de música, lectura y programas de televisión adecuados también.

Es nuestro deseo y oración en Fe y Esperanza que usted y su familia puedan gozar de paz y tranquilidad en su hogar, y que juntos se puedan preparar para ir al cielo y estar juntos en la tierra nueva donde no habrá dolor ni nada que lamentar.

Para más temas de ayuda espiritual, visítenos en la página www.feyesperanza.org.

El Señor les bendiga

Su amigo y servidor, Joel Medina, Capellán y evangelista

 

Leave a Reply