¡Vamos a Tierra Santa! y usted puede venir con nosotros

 

Una invitación especial para usted,  del 27 de Noviembre al 6 de Diciembre, haremos un hermoso recorrido por Tierra Santa y Jordania.   El paquete turistico cuesta #3300.00

Un grupo sale de Chicago, IL  y otro de Los Angeles, CA.

Incluye voleto de avion, hotel y desayuno y cena.

Más información,  Hacer Click Aquí. 

O envíenos un correo electrónico a:  info@feyesperanza.org

Al servicio de Dios y Usted,

Joel Medina

Tel. 951-231-3877

 

Una vida espiritual entregada a Cristo

En esta época, precisamente antes de la segunda venida de Cristo en las nubes del cielo, debe hacerse una obra como la de Juan [el Bautista]. Dios necesita a hombres que preparen a un pueblo que se mantenga firme en el gran día del Señor […]. A fin de dar un mensaje como el que dio Juan, debemos tener una experiencia espiritual como la suya. La misma obra debe efectuarse en nosotros. Debemos contemplar a Dios y, al contemplarlo, perderemos de vista el yo.—Testimonies for the Church 8:332-333 (1904).

La comunión con Dios ennoblecerá el carácter y la vida. Los hombres verán que hemos estado con Jesús como lo notaron en los primeros discípulos. Esto comunicará al obrero un poder que ninguna otra cosa puede dar. No debe permitir que cosa alguna le prive de este poder. Hemos de vivir una vida doble: una vida de [58] pensamiento y de acción, de silenciosa oración y fervoroso trabajo.— El Ministerio de Curación, 409-410 (1905).

Oración y esfuerzo, esfuerzo y oración, serán la tarea de vuestra vida. Debéis orar como si la eficiencia y la alabanza se debieran completamente a Dios, y trabajar como si el deber fuera todo vuestro.—Testimonies for the Church 4:538 (1881).

Nadie que no ore puede estar seguro un solo día o una sola hora.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 585 (1911).

El que no hace nada más que orar, pronto dejará de hacerlo.—El Camino a Cristo, 101 (1892).

Viaje a Tierra Santa, con Fe y Esperanza

Fe y Esperanza y Primero tu familia, Preparando a las familias que formarán, El pueblo que verá a Dios.

Te invitan a una experiencia inovidable

VIAJE A TIERRA SANTA y JORDANIA

NOVIEMBRE 27 a DICIEMBRE 6

 

NUESTRO PEREGRINAJE SERÁ:

Martes, 27 de Nov., Día 1: Salida en ruta a la Tierra Santa  Disfrute de un   viaje confortable donde se servirá   cena y desayuno y donde habrá entretenimiento abordo.

Miércoles, 28 de Nov., Día 2: Tel Aviv / Tiberiades  Llegada a Israel, donde se encontrará con el personal de aviatours que lo asistirá en el aeropuerto. Nos conduciremos hasta nuestro hotel en Netanya donde nos espera una calurosa bienvenida, una buena cena y acomodaciones para pasar nuestra primera noche en Tierra Santa.

Jueves, 29 de Nov., Día 3: Haifa / Cana / Nazaret Village Comenzaremos nuestro peregrinaje con un hacia Haifa donde puede admirar los jardines de Bahaii. Continuaremos a Nazaret Village donde veremos un pueblo similar al tiempo de Jesús. Nuestra última visita será Cana, donde Jesús realizó el primer milagro. y alojamiento en Tibieras.  

Viernes, 30 de Nov., Día 4: Cesárea de Filipo / Capernaum / Tabgha / Monte de las Bienaventuranzas / Río Jordán.  Después de nuestro desayuno Israelí, visitaremos Cesárea de Filipo donde Jesús se presento a Pedro como el hijo de Dios. Continuaremos en un bote hacia el Mar de Galilea hasta llegar a Capernaum y visitaremos las ruinas de la antiquísima sinagoga y la Capilla Bizantina en el sitio de la Casa de Pedro.  A continuación, visitaremos Tabgha, donde Jesús realizó la multiplicación de los panes y los peces, el Monte de las Bienaventuranzas. En la tarde iremos al sitio del bautismo del Río Jordán.  Regreso al hotel para cenar y poder compartir con los demás peregrinos.  Pasaremos otra noche confortable en el hotel en Galilea.

Sábado, 1 de Dic., Día 5: Jordania – Después de nuestro desayuno cruzaremos el puente Sheik Hussein hacia Jordania. En el camino hacia Petra, pararemos en Jerash la ciudad Romana mas preservada del Medio Oriente, luego visitaremos el Monte Nebo donde Moisés vio la Tierra Prometida y no pudo entrar. Luego llegamos Cena, y alojamiento en Petra. 

Domingo, 2 de Dic., Día 6: En la mañana visitaremos a Petra – la ciudad Nabatea construida a dentro de la roca del desierto.  Es uno de los sitios más impresionantes e interesantes en el mundo declarado por la ONU como una de las maravillas del mundo. ​En la tarde iremos a Amman – la capital de Jordania. Cena y alojamiento.

Mar Muerto

Lunes, 3 de Dic., Día 7: Amman/ Qumran / Mar Muerto / Masada / Jerusalén Temprano en la mañana, saldremos hacia el puente Allenby para cruzar la frontera a Israel.. Continuaremos hacia Qumran y visitaremos las cuevas donde se encontraron los Pergaminos del Mar Muerto. Llegaremos al Mar Muerto—el mar más bajo que existe en el mundo, rico en minerales, el don que la naturaleza la hace a la piel-y se da tiempo para entrar en el Mar a refrescarnos. Nuestra próxima parada será Masada, la fortaleza-palacio construida por el Rey Herodes. Aquí en el año 73 D.C. 960 celotes judíos se suicidaron antes de caer en manos romanas. La cima se alcanza a través de un funicular que nos permite admirar una panorámica espectacular de todo el territorio que le rodea.  (Programa de este dia esta sujeto al tiempo que tome el cruce en la frontera) Cena y noche en Jerusalén. 

Martes, 4 de Dic., Día 8: Jerusalén.   Después del desayuno visitaremos el Muro de las Lamentaciones (Muro Occidental)-el último remanente del templo construido por el Rey Herodes, y el Túnel de los Rabinos. Continuaremos a Betania donde Jesús resucito a Lázaro. En la tarde visitaremos Belén – la Basílica de la Natividad, La Cueva de la Leche, y el Campo de los Pastores.  Cena y noche en Jerusalén.

Miércoles, 5 de Dic., Día 9: “Jerusalén, la Ciudad de Oro”.   Aquí visitaremos el Monte de los Olivos, y la Capilla de la Ascensión.  Seguiremos el camino que Jesús anduvo el Domingo de Ramos hasta el Huerto de Getsemaní y Noviembre 27 a Diciembre 6 visitaremos la Iglesia de Todas las Naciones.  El autobús nos llevará por el Valle del Cedrón, (podremos ver el Pilar de Absalón y la tumba de Zacarías).   Procederemos en Monte Sion, hacia el cenáculo, donde tuvo lugar la Ultima Cena, y en sus proximidades, la tumba del Rey David.  En la tarde visitaremos la Tumba del Jardín para ver la tumba vacía y orar.  .  Regresaremos a nuestro hotel para cenar y nos prepararemos para ser transferidos al aeropuerto para nuestro vuelo de regreso a casa.

Jueves, 6 de Dic., Día 10: Llegada a casa. Bienvenido! Ud. Ha llegado de una experiencia única en su vida! Ahora leer la Biblia, tendrá nuevo sentido para usted.

 

Más Información:

Joel Medina: 951-231-3877 (Arizona)

Ptr. Enoc Márquez:  971-258-8608 (Oregon)

Ptr. Luis Rivas: 773-905-8655 (Indiana) 

Email: info@feyesperanza.org

PRECIO DEL PAQUETE:

$3300

(incluye impuestos de $545). Los impuestos son según conocidos el  1.6.2018. Pagado en cheque, M.O. o Transferencia Bancaria. 

Pago inicial para registrarse en cheque o M.O. $387 con seguro o $275 sin seguro (El costo del seguro de viajero de $112 no está incluido en el precio del paquete). Por favor llenar el formulario de inscripción y enviar con depósito. Por favor lea bien la Información General. Al mandar depósito está aceptando los términos y condiciones estipulados en este folleto. 

Solo tenemos 20  asientos  disponibles a este precio. ¡Después de los asientos limitados, el precio puede subir! REGISTRESE HOY.

Reservaciones y Pagos

RESERVACIONES Y PAGOS: Un depósito de $300 – es necesario con la reservación en Cheque o Money Orden. De preferencia puede hacer su pago por QUICKPAY,  enviándolo a info@feyesperanza.org    

Depósitos iniciales tienen que ser emitidos  de inmediato para garantizar su asiento con la aerolínea. 

Segundo pago de $500  15 de Abril 2018

Tercer pago de $500 15 de Agosto del 2018.

La diferencia se debe pagar a más tardar el  15 de Septiembre del 2018, para evitar un cargo de pago tarde de $75.

Si para el 1ro de Octubre del 2018, no se ha pagado todo su pasaje, automáticamente la aerolínea cancelará su asiento.    

 

INFORMACION GENERAL

(¡importante! Por favor léalo!)

EL PRECIO DEL PAQUETE INCLUYE: los vuelos desde Los Angeles / Chicago • Hoteles de 4 estrellas • Dos personas en cada habitación • Las excursiones detalladas en el programa, con un guía hispano •  Autobús de lujo • Manejo de equipaje • Desayunos y cenas diariamente durante la estancia •    Las entradas a los lugares históricos y de interés religioso que estén incluidos en el programa • Transportaciones al y del aeropuerto •  El precio total de la peregrinación, está basado en un grupo 15 Participantes

NO INCLUIDO EN EL PRECIO: Suplemento individual – $600 obligatorio para la persona que no tenga compañero/a en la habitación. aviatours y el líder de su grupo trataran en lo posible de ayudarle a conseguir un compañero de cuarto; pero si 45 días antes de la salida no se ha encontrado tendrá que pagar suplemento individual. Gastos personales, seguro de viajero de solo $112 y Propinas de $9 dólares por persona por día.

EQUIPAJE: Solo 1 maleta de 50 lbs es admitida gratis. La maleta de mano no debe pesar más de 15 lb. 

PASAPORTE Y VISA: Se necesita un pasaporte válido y vigente por lo menos hasta 6 de Junio del 2019 (Es su responsabilidad de saber que su pasaporte este vigente para viajar y que su visa sea tramitada si es que necesita visa. Según regulaciones del TSA el pasaporte necesita estar vigente 6 meses después de su fecha de regreso a casa). Ciudadanos Americanos no necesitan visa a Israel cualquier otro país deberán chequear la página web del consulado del país que irán a viajar. Visas necesitaran ser emitidas 6 semanas antes de la salida

 

CANCELACIONES Y SEGURO:  

Hasta 6 meses antes de la salida: $85.   Entre 180 a 100 días antes de la salida $375.  Entre 99 – 70 días antes de la salida: $575.  Entre 69 a 16 días de la salida $675 + el boleto aéreo (no reembolsable). Entre 15 días hasta el día de la salida 100% cargo de cancelación del precio del paquete + el valor del boleto aéreo.  Adicionalmente se cobrarán cargos de cancelación por el valor del boleto aéreo en caso de emisión, no reembolsable y el suplemento individual en caso que afecte la acomodación en el hotel a su compañero de habitación.  Solo cancelación por escrito se considerará válida.   Cambio de nombres hasta 100 días antes de la salida tendrá un cargo administrativo de $75.  A partir de 99 días antes de la salida cualquier cambio de nombre será considerado como una cancelación.  Recomendamos profundamente la compra de un seguro de viajero que cubra cargos de cancelación por razones médicas.   El seguro también cubra su salud, accidentes o pérdida o daño de equipaje.  Si paga el seguro al momento de registrarse, la aseguradora le dará consideración por condiciones medicas preexistentes (sujeto condiciones de la póliza) Pida el formulario del líder de su grupo. Visite nuestra página www.aviatours.net para más información

 

Para registrarse en linea:   Click Aquí

Para bajar la promoción Click aquí

Para bajar la forma de registración Click Aquí

 

Por favor enviar un mensaje si necesita más información.

<?php echo do_shortcode(“

Contacto

Address : P.O. Box 475 Tolleson, AZ 85353, United States
Email: info@feyesperanza.org

“); ?>

Dios le bendiga

 

 

 

DÍA 016, AÑO BÍBLICO EN ORDEN DE EVENTOS CRONOLÓGICOS

Job 36:2 – 39:1 (Sagradas Escrituras – 1569)

Fe y Esperanza, Biblia, Año Bíblico

1 Y Añadió Eliú, y dijo:2 Espérame un poco, y te enseñaré; porque todavía hablo por Dios. 3 Tomaré mi sabiduría de lejos, y daré la justicia a mi hacedor. 4 Porque de cierto no son mentira mis palabras; antes se trata contigo con perfecta sabiduría. 5 He aquí que Dios es grande, y no aborrece; fuerte es en virtud de corazón. 6 No dará vida al impío, antes a los humildes dará su derecho. 7 No quitará sus ojos del justo; antes bien con los reyes los pondrá en silla para siempre, y serán ensalzados. 8 Y si estuvieren presos en grillos, y cautivos en las cuerdas de la bajeza, 9 él les anunciará la obra de ellos, y que sus rebeliones prevalecieron. 10 Y despierta el oído de ellos para castigo, y les dice que se conviertan de la iniquidad. 11 Si oyeren, y le sirvieren, acabarán sus días en bien, y sus años en deleites. 12 Mas si no oyeren, serán pasados a cuchillo, y perecerán sin sabiduría. 13 Pero los hipócritas de corazón lo irritarán más, y no clamarán cuando él los atare. 14 Fallecerá el alma de ellos en su juventud, y su vida entre los fornicarios. 15 Al pobre librará de su pobreza, y en la aflicción despertará su oído. 16 Asimismo te apartaría de la boca de la angustia a lugar espacioso, libre de todo apuro; y te asentará mesa llena de grosura. 17 Mas tú has llenado el juicio del impío, contra la justicia y el juicio que lo sustentan todo. 18 Por lo cual de temer es que no te quite con golpe, el cual no puedas apartar de ti con gran rescate. 19 ¿Por ventura estimará él tus riquezas, ni del oro, ni de todas las fuerzas de la potencia? 20 No anheles la noche, en la cual él corta los pueblos de su lugar. 21 Guárdate, no mires a la iniquidad; teniéndola por mejor que la pobreza. 22 He aquí que Dios es excelso con su potencia; ¿qué enseñador semejante a él? 23 ¿Quién le ha prescrito su camino? ¿Y quién le dirá: Iniquidad has hecho? 24 Acuérdate de engrandecer su obra, la cual contemplan los hombres. 25 La cual vieron todos los hombres; y el hombre la ve de lejos. 26 He aquí, Dios es grande, y nosotros no le conocemos; ni se puede rastrear el número de sus años. 27 Porque él detiene las goteras de las aguas, cuando la lluvia se derrama de su vapor; 28 cuando gotean de las nubes, gotean sobre los hombres en abundancia. 29 ¿Si entenderá también los extendimientos de las nubes, y los bramidos de su tienda? 30 He aquí que sobre él sobre extiende su luz, y cubrió las raíces del mar. 31 Con ellas castiga a los pueblos, y da comida a la multitud. 32 Con las nubes encubre la luz, y les manda que vayan contra ella. 33 La una da nuevas de la otra; la una adquiere ira contra la que viene.
1 A esto también se espanta mi corazón, y salta de su lugar. 2 Oíd atentamente su voz terrible, y la palabra que sale de su boca. 3 Debajo de todos los cielos lo enderezará, y su luz se extenderá hasta los fines de la tierra. 4 Tras de él bramará el sonido, tronará su valiente voz, y aunque sea oída su voz, no los detiene. 5 Tronará Dios maravillosamente con su voz; él hace grandes cosas, y nosotros no lo entendemos. 6 Porque a la nieve dice: Sé en la tierra; lluvia tras lluvia, y lluvia tras lluvia en su fortaleza. 7 Con la vehemencia de la lluvia encierra a todo hombre; para que todos los hombres conozcan su voz. 8 La bestia se entrará en su escondrijo, y habitará en sus moradas. 9 Del mediodía viene el torbellino, y de los vientos del norte el frío. 10 Por el soplo de Dios se da el hielo, y las anchas aguas son constreñidas. 11 Además de esto con la claridad fatiga las nubes, y las esparce con su luz. 12 Y ellas se revuelven en derredor por sus designios, para hacer sobre la faz del mundo, en la tierra, lo que él les mandó. 13 Unas veces por azote, otras por causa de su tierra, otras por misericordia las hará aparecer. 14 Escucha esto, Job: Repósate, y considera las maravillas de Dios. 15 ¿Supiste tú por ventura, cuando Dios las ponía en concierto, y hacía levantar la luz de su nube? 16 ¿Has conocido tú por ventura las diferencias de las nubes, las maravillas del Perfecto en sabiduría? 17 ¿Y eran calientes tus vestidos cuando él daba el reposo a la tierra del mediodía? 18 ¿Extendiste tú por ventura con él los cielos firmes como un espejo firme? 19 Muéstranos, qué le hemos de decir; para que no hablemos disparates. 20 ¿Por ventura cuando yo hablare le será contado? ¿Cuando alguno se anegare le será dicho? 21 También alguna vez no se ve la luz clara en los cielos, y pasa un viento y los limpia. 22 De la parte del norte vendrá la serenidad por el Dios terrible de alabanza. 23 El es Todopoderoso, al cual no alcanzamos; grande en potencia, y en juicio, y en multitud de justicia no aflige. 24 Por tanto los hombres lo temerán; todos los sabios de corazón no lo verán. 1 Y respondió el SEÑOR a Job desde la oscuridad, y dijo: 2 ¿Quién es ese que oscurece el consejo con palabras sin sabiduría?
3 Ahora ciñe como varón tus lomos; yo te preguntaré, y hazme saber tú. 4 ¿Dónde estabas cuando yo fundaba la tierra? Hazmelo saber, si tienes inteligencia. 5 ¿Quién ordenó sus medidas, si lo sabes? ¿O quién extendió sobre ella cordel? 6 ¿Sobre qué estan fundadas sus bases? ¿O quién puso su piedra angular, 7 cuando alababan todas las estrellas del alba, y se regocijaban todos los hijos de Dios? 8 ¿Quién encerró con puertas el mar, cuando se derramaba por fuera como saliendo de madre; 9 cuando puse yo nubes por vestidura suya, y por su faja oscuridad? 10 Y determiné sobre él mi decreto, y le puse puertas y cerrojo, 11 y dije: Hasta aquí vendrás, y no pasarás adelante, y allí parará la hinchazón de tus ondas. 12 ¿Has mandado tú a la mañana en tus días? ¿Has mostrado al alba su lugar, 13 para que ocupe los fines de la tierra, y que sean sacudidos de ella los impíos? 14 Trasmudándose como lodo de sello, y parándose como vestidura; 15 mas la luz de los impíos es quitada de ellos, y el brazo enaltecido es quebrantado. 16 ¿Por ventura has entrado hasta lo profundo del mar, y has andado escudriñando el abismo? 17 ¿Por ventura te han sido descubiertas las puertas de la muerte o has visto las puertas de la sombra de muerte? 18 ¿Has considerado tú hasta las anchuras de la tierra? Declara si sabes todo esto. 19 ¿Por dónde va el camino a la habitación de la luz, y dónde está el lugar de las tinieblas? 20 ¿Si la tomarás tú en sus términos, y si entendieras las sendas de su casa? 21 ¿Si sabías tú cuando habías de nacer, y si el número de tus días había de ser grande? 22 ¿Has entrado tú en los tesoros de la nieve, y has visto los tesoros del granizo, 23 lo cual tengo yo reservado para el tiempo de la angustia, para el día de la guerra y de la batalla? 24 ¿Cuál sea el camino por donde se reparte la luz; por donde se esparce el viento solano sobre la tierra? 25 ¿Quién repartió conducto al turbión, y camino a los relámpagos y truenos, 26 haciendo llover sobre la tierra deshabitada, sobre el desierto, donde no hay hombre, 27 para saciar la tierra desierta e inculta, y para hacer producir de verdura renuevos? 28 ¿Por ventura la lluvia tiene padre? ¿O quién engendró las gotas del rocío? 29 ¿Del vientre de quién salió el hielo? Y la helada del cielo, ¿quién la engendró? 30 Las aguas se endurecen a manera de piedra, y se congela la faz del abismo. 31 ¿Detendrás tú por ventura las delicias de las Pléyades, o desatarás las ligaduras del Orión? 32 ¿Sacarás tú a su tiempo los signos de los cielos, o guiarás el Arcturo con sus hijos? 33 ¿Supiste tú las ordenanzas de los cielos? ¿Dispondrás tú de su potestad en la tierra? 34 ¿Alzarás tú a las nubes tu voz, para que te cubra muchedumbre de aguas? 35 ¿Enviarás tú los relámpagos, para que ellos vayan? ¿Y te dirán ellos: Henos aquí? 36 ¿Quién puso la sabiduría en el corazón? ¿O quién dio al entendimiento la inteligencia? 37 ¿Quién puso por cuenta los cielos con sabiduría? Y los odres de los cielos, ¿quién los hace parar, 38 cuando el polvo se ha endurecido con dureza, y los terrones se pegan unos a otros? 39 ¿Cazarás tú la presa para el león? ¿Y saciarás el hambre de los leoncillos, 40 cuando están echados en las cuevas, o se están en sus guaridas para acechar? 41 ¿Quién preparó al cuervo su alimento, cuando sus polluelos claman a Dios, y andan errantes sin comida?

AÑO BÍBLICO DÍA 015, ORDEN DE EVENTOS CRONOLÓGICOS, ENERO 15

Job 32:1 – 35:1 (Sagradas Escrituras – 1569)

1 Y cesaron estos tres varones de responder a Job, por cuanto él era justo en sus ojos. 2 Entonces Eliú hijo de Baraquel, buzita, de la familia de Ram, se enojó con furor contra Job; se enojó con furor, por cuanto se justificaba a sí mismo más que a Dios. 3 Se enojó asimismo con furor contra sus tres amigos, por cuanto no hallaban qué responder, habiendo condenado a Job. 4 Y Eliú había esperado a Job en la disputa, porque todos eran más viejos de días que él. 5 Pero

Año Bíblico

viendo Eliú que no había respuesta en la boca de aquellos tres varones, su furor se encendió. 6 Y respondió Eliú hijo de Baraquel, buzita, y dijo: Yo soy menor de días y vosotros viejos; por tanto he tenido miedo, y he temido de declararos mi opinión. 7 Yo decía: Los días hablarán, y la muchedumbre de años declarará sabiduría. 8 Ciertamente espíritu hay en el hombre, e inspiración del Omnipotente los hace que entiendan. 9 No los grandes son los sabios, ni los viejos entienden el derecho. 10 Por tanto yo dije: Escuchadme; declararé yo también mi sabiduría. 11 He aquí yo he esperado a vuestras razones, he escuchado vuestros argumentos, entre tanto que buscábais palabras. 12 Y aun os he considerado, y he aquí que no hay de vosotros quién redarguya a Job, y responda a sus razones. 13 Para que no digáis: Nosotros hemos hallado sabiduría; que conviene que Dios lo derribe, y no el hombre. 14 Ahora bien, Job no dirigió a mí sus palabras, ni yo le responderé con vuestras razones. 15 Se espantaron, no respondieron más; se les fueron las hablas. 16 Y yo esperé, porque no hablaban, antes pararon, y no respondieron más. 17 Por eso yo también responderé mi parte, también yo declararé mi opinión. 18 Porque lleno estoy de palabras, y el espíritu de mi corazón me constriñe. 19 De cierto mi corazón está como el vino que no tiene respiradero, y se rompe como odres nuevos. 20 Hablaré pues y respiraré; abriré mis labios, y responderé. 21 No haré ahora acepción de personas, ni usaré con hombre de títulos lisonjeros. 22 Porque no sé hablar lisonjas; de otra manera en breve mi Hacedor me consuma.

Job 33:1 Por tanto, Job, oye ahora mis razones, y escucha todas mis palabras. 2 He aquí yo abriré ahora mi boca, y mi lengua hablará en mi garganta. 3 Mis razones declararán la rectitud de mi corazón, y mis labios proferirán pura sabiduría. 4 El espíritu de Dios me hizo, y la inspiración del Omnipotente me dio vida. 5 Si pudieres, respóndeme; dispón tus palabras, estás delante de mí. 6 Heme aquí a mí en lugar de Dios, conforme a tu dicho: De lodo soy yo también formado. 7 He aquí que mi terror no te espantará, ni mi mano se agravará sobre ti. 8 De cierto tú dijiste a oídos míos, y yo oí la voz de tus palabras que decían: 9 Yo soy limpio y sin rebelión; y soy inocente, y no hay maldad en mí. 10 He aquí que Dios buscó achaques contra mí, y me tiene por su enemigo; 11 puso mis pies en el cepo, y guardó todas mis sendas. 12 He aquí en esto no has hablado justamente; yo te responderé que mayor es Dios que el hombre. 13 ¿Por qué tomaste pleito contra él? Porque él no dirá todas sus palabras. 14 Sin embargo, en una o en dos maneras habla Dios al que no ve. 15 Por sueño de visión nocturna, cuando el sueño cae sobre los hombres, cuando se adormecen sobre el lecho; 16 entonces revela al oído de los hombres, y les señala su castigo; 17 para quitar al hombre de la mala obra, y apartar del varón la soberbia. 18 Así detendrá su alma de corrupción, y su vida de ser pasada a cuchillo. 19 También sobre su cama es castigado con dolor fuerte en todos sus huesos, 20 que le hace que su vida aborrezca el pan, y su alma la comida suave. 21 Su carne desfallece sin verse, y sus huesos, que antes no se veían, aparecen. 22 Y su alma se acercará al sepulcro, y su vida a los enterradores. 23 Si tuviera cerca de él algún elocuente anunciador muy escogido, que anuncie al hombre su justicia; 24 que le diga que Dios tuvo de él misericordia, que lo libró de descender al sepulcro, que halló redención; 25 se enternecerá su carne más que de niño, y volverá a los días de su juventud. 26 Orará a Dios, y le amará, y verá su faz con júbilo; y él dará al hombre el pago de su justicia. 27 El mira sobre los hombres; y el que dijere: Pequé, y pervertí lo recto, y no me ha aprovechado; 28 Dios redimirá su alma, que no pase al sepulcro, y su vida se verá en luz. 29 He aquí, todas estas cosas hace Dios dos y tres veces con el hombre; 30 para apartar su alma del sepulcro, y para ilustrarlo con la luz de los vivientes. 31 Escucha, Job, y óyeme; calla, y yo hablaré. 32 Y si tuvieres palabras, respóndeme; habla, porque yo te quiero justificar. 33 Y si no, óyeme tú a mí; calla, y te enseñaré sabiduría.

Job 34:1 Además respondió Eliú, y dijo:
2 Oíd, sabios, mis palabras; y vosotros, doctos, estadme atentos. 3 Porque el oído prueba las palabras, como el paladar gusta para comer. 4 Escojamos para nosotros el juicio, conozcamos entre nosotros cuál sea lo bueno; 5 porque Job ha dicho: Yo soy justo, y Dios me ha quitado mi derecho. 6 En mi juicio fue mentiroso, mi saeta es gravosa sin haber yo prevaricado. 7 ¿Qué hombre hay como Job, que bebe el escarnio como agua? 8 Y va en compañía con los que obran iniquidad, y anda con los hombres maliciosos. 9 Porque dijo: De nada servirá al hombre el conformar su voluntad con Dios. 10 Por tanto, varones de entendimiento, oídme: Lejos esté de Dios la impiedad, y del Omnipotente la iniquidad. 11 Porque él pagará al hombre según su obra, y él le hará hallar conforme a su camino. 12 Sí, por cierto, Dios no hará injusticia, y el Omnipotente no pervertirá el derecho. 13 ¿Quién visitó por él la tierra? ¿Y quién puso en orden todo el mundo? 14 Si él pusiese sobre el hombre su corazón, y recogiese así su espíritu y su aliento, 15 toda carne perecería juntamente, y el hombre se tornaría en polvo. 16 Si pues hay en ti entendimiento, oye esto: Escucha la voz de mis palabras. 17 ¿Por ventura se enseñoreará el que aborrece el juicio? ¿Y condenarás tú al poderoso siendo justo? 18 ¿Por ventura se ha de decir al rey: Perverso; y a los príncipes: Impíos? 19 Cuánto menos a aquél que no hace acepción de personas de príncipes, ni el rico es de él más respetado que el pobre; porque todos son obras de sus manos. 20 En un momento mueren, y a media noche se alborotarán los pueblos, y pasarán, y sin mano será quitado el poderoso. 21 Porque sus ojos están puestos sobre los caminos del hombre, y ve todos sus pasos. 22 No hay tinieblas, ni sombra de muerte donde se encubran los que obran maldad. 23 No carga pues él al hombre más de lo justo, para que vaya con Dios a juicio. 24 El quebrantará a los fuertes sin pesquisa, y hará estar a otros en su lugar. 25 Por tanto él hará notorias las obras de ellos, cuando trastornará en noche, y serán quebrantados. 26 Como a malos los herirá en lugar donde sean vistos; 27 por cuanto así se apartaron de él, y no consideraron todos sus caminos; 28 haciendo venir delante de sí el clamor del pobre, y oyendo el clamor de los necesitados. 29 Y si él diere reposo, ¿quién inquietará? Si escondiere el rostro, ¿quién lo mirará? Esto sobre una nación, y lo mismo sobre un hombre; 30 haciendo que reine el hombre hipócrita para escándalos del pueblo. 31 Porque de Dios es decir: Yo perdoné, no destruiré. 32 Enséñame tú lo que yo no veo; que si hice mal, no lo haré más. 33 ¿Por ventura acabará por ti su obra, que no quieras tú, o quieras, o yo? Di lo que sabes. 34 Los hombres de entendimiento dirán conmigo, y el hombre sabio me oirá: 35 Que Job no habla con sabiduría, y sus palabras no son con entendimiento. 36 Deseo yo que Job sea probado ampliamente, para que haya respuestas contra los hombres inicuos. 37 Porque a su pecado añadió impiedad; bate las manos entre nosotros, y contra Dios multiplica sus palabras.

AÑO BÍBLICO DÍA 014, ORDEN DE EVENTOS CRONOLÓGICOS, ENERO 14

Job 28:1 – 31:40 (Sagradas Escrituras – 1569)

1 Ciertamente la plata tiene su oculto nacimiento, y el oro lugar de donde lo sacan. 2 El hierro es tomado del polvo, y de la piedra es fundido el metal. 3 A las tinieblas puso término; y a toda obra perfecta que él hizo, puso piedra de oscuridad y de sombra de muerte. 4 Sale el río junto al morador, y las aguas sin pie, más altas que el hombre, se fueron. 5 Tierra de la cual nace el pan, y debajo de ella estará como convertida en fuego. 6 Lugar que sus piedras serán zafiro, y tendrá polvos de oro. 7 Senda que nunca la conoció ave, ni ojo de buitre la vio; 8 nunca la pisaron animales fieros, ni león pasó por ella. 9 En el pedernal puso su mano, y trastornó los montes de raíz. 10 De los peñascos cortó ríos, y sus ojos vieron todo lo preciado. 11 Detuvo los ríos en su nacimiento, e hizo salir a luz lo escondido. 12 Mas ¿dónde se hallará la sabiduría? ¿Y dónde está el lugar de la prudencia? 13 El hombre nunca supo su valor, ni se halla en la tierra de los vivientes. 14 El abismo dice: No está en mí; y el mar dijo: Ni conmigo. 15 No se dará por oro, ni su precio será a peso de plata. 16 No puede ser apreciada con oro de Ofir, ni con ónice precioso, ni con zafiro. 17 El oro no se le igualará, ni el diamante; ni se cambiará por vaso de oro fino. 18 De coral ni de perlas no se hará mención; la sabiduría es mejor que las piedras preciosas. 19 No se igualará con ella esmeralda de Etiopía; no se podrá apreciar con oro fino. 20 ¿De dónde pues vendrá la sabiduría? ¿Y dónde esta el lugar de la inteligencia? 21 Porque encubierta está a los ojos de todo viviente, y a toda ave del cielo es oculta. 22 El infierno y la muerte dijeron: Su fama hemos oído con nuestros oídos. 23 Dios entiende el camino de ella, y él solo conoce su lugar. 24 Porque él mira hasta los fines de la tierra, y ve debajo de todo el cielo. 25 Haciendo peso al viento, y poniendo las aguas por medida; 26 cuando él hizo ley a la lluvia, y camino al relámpago de los truenos. 27 Entonces la vio él, y la tasó; la preparó y también la inquirió. 28 Y dijo al hombre: He aquí que el temor del Señor es la sabiduría, y el apartarse del mal la inteligencia.

1 Y volvió Job a tomar su propósito, y dijo: 2 ¡Quién me volviese como en los meses pasados, como en los días cuando Dios me guardaba, 3 cuando hacía resplandecer su candela sobre mi cabeza, a la luz de la cual yo caminaba en la oscuridad; 4 como fue en los días de mi juventud, cuando Dios era familiar en mi tienda; 5 cuando aún el Omnipotente estaba conmigo, y mis hijos alrededor de mí; 6 cuando lavaba yo mis caminos con manteca, y la piedra me derramaba ríos de aceite! 7 Cuando salía a la puerta a juicio, y en la plaza hacía aparejar mi silla,
8 Los jóvenes me veían, y se escondían; y los viejos se levantaban, y estaban en pie. 9 Los príncipes detenían sus palabras; ponían la mano sobre su boca; 10 la voz de los principales se ocultaba, y su lengua se pegaba a su paladar; 11 cuando los oídos que me oían, me llamaban bienaventurado, y los ojos que me veían, me daban testimonio. 12 Porque libraba al pobre que gritaba, y al huérfano que carecía de ayudador. 13 La bendición del que se iba a perder venía sobre mí; y al corazón de la viuda daba alegría. 14 Me vestía de justicia, y ella me cubría como un manto; y mi diadema era juicio. 15 Yo era ojos al ciego, y pies al cojo. 16 A los menesterosos era padre; y de la causa que no entendía, me informaba con diligencia. 17 Y quebraba los colmillos del inicuo, y de sus dientes hacía soltar la presa. 18 Y decía yo: En mi nido moriré, y como arena multiplicaré días. 19 Mi raíz está abierta junto a las aguas, y en mis ramas permanecerá rocío. 20 Mi honra se renueva conmigo, y mi arco se renueva en mi mano. 21 Me oían, y esperaban; y callaban a mi consejo. 22 Tras mi palabra no replicaban, mas mi razón destilaba sobre ellos. 23 Me esperaban como a la lluvia, y abrían su boca como a la lluvia tardía. 24 Si me reía a ellos, no lo creían; y no abatían la luz de mi rostro. 25 Aprobaba el camino de ellos, y me sentaba en cabecera; y moraba como rey en el ejército, como el que consuela llorosos.

1 Mas ahora los más mozos de días que yo, se ríen de mí; cuyos padres yo desdeñara ponerlos con los perros de mi ganado. 2 Porque ¿para qué yo habría menester la fuerza de sus manos, en los cuales pereció el tiempo? 3 Por causa de la pobreza y del hambre andaban solos; huían a la soledad, al lugar tenebroso, asolado y desierto.
4 Que cogían malvas entre los arbustos, y raíces de enebro para calentarse. 5 Eran echados de entre los hombres, y todos les daban gritos como al ladrón. 6 Habitaban en las barrancas de los arroyos, en las cavernas de la tierra, y en las piedras. 7 Bramaban entre las matas, y se congregaban debajo de las espinas. 8 Hijos de viles, y hombres sin nombre, más bajos que la misma tierra. 9 Y ahora yo soy su canción, y soy hecho a ellos refrán. 10 Me abominan, se alejan de mí, y aun de mi rostro no detuvieron su saliva. 11 Porque Dios desató mi cuerda, y me afligió, por eso se desenfrenaron delante de mi rostro. 12 A la mano derecha se levantaron los jóvenes; empujaron mis pies, y pisaron sobre mí las sendas de su contrición. 13 Mi senda derribaron, se aprovecharon de mi quebrantamiento, contra los cuales no hubo ayudador. 14 Vinieron como por portillo ancho, se revolvieron por mi calamidad. 15 Se han revuelto turbaciones sobre mí; combatieron como viento mi voluntad, y mi salud como nube que pasa. 16 Y ahora mi alma está derramada en mí; días de aflicción se apoderan de mí. 17 De noche taladra sobre mí mis huesos, y mis pulsos no reposan. 18 Con la grandeza de la fuerza del dolor mi vestidura es mudada; me ciñe como el cuello de mi ropa. 19 Me derribó en el lodo, y soy semejante al polvo, y a la ceniza. 20 Clamo a ti, y no me oyes; me presento, y no me atiendes. 21 Te has vuelto cruel para mí; con la fortaleza de tu mano me eres adversario. 22 Me levantaste, y me hiciste cabalgar sobre el viento, y derretiste en mí el ser. 23 Porque yo conozco que me conduces a la muerte; y a la casa determinada a todo viviente. 24 Mas él no extenderá la mano contra el sepulcro; ¿clamarán por ventura los sepultados cuando él los quebrantare? 25 ¿Por ventura no lloré yo al afligido? Y mi alma ¿no se entristeció sobre el menesteroso? 26 Cuando esperaba el bien, entonces me vino el mal; y cuando esperaba la luz, vino la oscuridad. 27 Mis entrañas hierven, y no reposan; días de aflicción me han sobrecogido. 28 Denegrido anduve, y no por el sol; me he levantado en la congregación, y clamé. 29 He venido a ser hermano de los dragones, y compañero de los búhos. 30 Mi piel está denegrida sobre mí, y mis huesos se secaron con ardentía. 31 Y se ha tornado mi arpa en luto, y mi órgano en voz de lamentadores.

1 Hice pacto con mis ojos; ¿cómo, pues, había yo de mirar a una virgen? 2 Porque ¿qué galardón me daría de arriba Dios, y qué heredad el Omnipotente de las alturas? 3 ¿Por ventura no hay quebrantamiento para el impío, y extrañamiento para los que obran iniquidad? 4 ¿Por ventura no ve él mis caminos, y cuenta todos mis pasos? 5 Si anduve con mentira, y si mi pie se apresuró a engaño,
6 péseme Dios en balanzas de justicia, y conocerá mi perfección. 7 Si mis pasos se apartaron del camino, y si mi corazón se fue tras mis ojos, y si algo se apegó a mis manos, 8 siembre yo, y otro coma, y mis verduras sean arrancadas. 9 Si fue mi corazón engañado acerca de mujer, y si estuve acechando a la puerta de mi prójimo, 10 muela para otro mi mujer, y sobre ella otros se encorven. 11 Porque es maldad e iniquidad, comprobada. 12 Porque es fuego que devoraría hasta el sepulcro, y desarraigaría toda mi hacienda. 13 Si hubiera tenido en poco el derecho de mi siervo y de mi sierva, cuando ellos pleitearan conmigo, 14 ¿qué haría yo cuando Dios se levantase? Y cuando él visitara, ¿qué le respondería yo? 15 ¿Por ventura el que en el vientre me hizo a mí, no lo hizo a él? ¿Y no nos dispuso un mismo autor en la matriz? 16 Si estorbé el contento de los pobres, e hice desfallecer los ojos de la viuda; 17 y si comí mi bocado solo, y no comió de él el huérfano; 18 (porque desde mi juventud creció conmigo el huérfano como con padre, y desde el vientre de mi madre fui guía de la viuda); 19 si he visto que pereciera alguno sin vestido, y al menesteroso sin cobertura; 20 si no me bendijeron sus lomos, y del vellón de mis ovejas se calentaron; 21 si alcé contra el huérfano mi mano, aunque viese que me ayudarían en la puerta; 22 mi espalda se caiga de mi hombro, y mi brazo sea quebrado de mi canilla. 23 Porque temí el castigo de Dios, contra cuya alteza yo no tendría poder. 24 Si puse en el oro mi esperanza, y dije al oro: Mi confianza eres tú; 25 si me alegré de que mi hacienda se multiplicase, y de que mi mano hallase mucho; 26 si he mirado al sol cuando resplandecía, y a la luna cuando iba hermosa, 27 y mi corazón se engañó en secreto, y mi boca besó mi mano, 28 esto también fuera maldad comprobada; porque habría negado al Dios soberano. 29 Si me alegré en el quebrantamiento del que me aborrecía, y me regocijé cuando le halló el mal; 30 que ni aun entregué al pecado mi paladar, pidiendo maldición para su alma; 31 cuando mis domésticos decían: ¡Quién nos diese de su carne! Nunca nos hartaríamos. 32 El extranjero no tenía fuera la noche; mis puertas abría al caminante. 33 Si encubrí, como los hombres mis prevaricaciones, escondiendo en mi seno mi iniquidad; 34 si temí a la gran multitud, y el menosprecio de las familias me atemorizó, y callé, y no salí de mi puerta, 35 ¡quién me diera quien me oyese! He aquí mi señal es que el Omnipotente testificará por mí, aunque mi adversario me hiciera el proceso. 36 Ciertamente yo lo llevaría sobre mi hombro, y me lo ataría en lugar de coronas. 37 Yo le contaría el número de mis pasos, y como príncipe me llegaría a él. 38 Si mi tierra clamara contra mí, y llorarán todos sus surcos; 39 si comí su sustancia sin dinero, o afligí el alma de sus dueños; 40 en lugar de trigo me nazcan espinos, y abrojos en lugar de cebada. Se acaban las palabras de Job.

AÑO BÍBLICO DÍA 013, ORDEN DE EVENTOS CRONOLÓGICOS, ENERO 13

Job 25:1 – 27:23 (Sagradas Escrituras – 1569)

1 Y respondió Bildad suhita, y dijo:
2 El señorío y el temor están con Dios; El hace paz en sus alturas. 3 ¿Por ventura sus ejércitos tienen número? ¿Y sobre quién no está su luz? 4 ¿Cómo pues se justificará el hombre con Dios? ¿Y cómo será limpio el que nace de mujer? 5 He aquí que ni aun la misma luna será resplandeciente, ni las estrellas son limpias delante de sus ojos. 6 ¿Cuánto menos el hombre que es un gusano, y el hijo de hombre, también gusano?

Job 26: 1 Y respondió Job, y dijo: 2 ¿En qué ayudaste al que no tiene fuerza? ¿Has salvado con tu brazo al que no tiene fortaleza? 3 ¿En qué aconsejaste al que no tiene ciencia, y mostraste bien tu sabiduría? 4 ¿A quién has anunciado palabras, y de quién es el espíritu que de ti sale? 5 Cosas muertas son formadas debajo de las aguas, y de sus cavernas. 6 El sepulcro es descubierto delante de él, y el infierno no tiene cobertura. 7 Extiende el aquilón sobre vacío, cuelga la tierra sobre nada. 8 Ata las aguas en sus nubes, y las nubes no se rompen debajo de ellas. 9 El aprieta la faz de su trono, y extiende sobre él su nube. 10 El cercó con término la superficie de las aguas, hasta que se acabe la luz y las tinieblas. 11 Las columnas del cielo tiemblan, y se espantan de su reprensión. 12 El rompe el mar con su potencia, y con su entendimiento hiere la hinchazón suya. 13 Su espíritu adornó los cielos; su mano creó la serpiente huidora. 14 He aquí, éstas son partes de sus caminos; ¡y cuán poco es lo que hemos oído de él! Porque el estruendo de sus fortalezas, ¿quién lo entenderá?

Año Bíblico Especial

Job 27: 1 Y volvió Job a tomar su propósito, y dijo: 2 Vive el Dios que me quitó mi derecho, y el Omnipotente, que amargó mi alma, 3 que todo el tiempo que mi alma estuviere en mí, y hubiere hálito de Dios en mis narices, 4 mis labios no hablarán iniquidad, ni mi lengua pronunciará engaño. 5 Nunca tal me acontezca que yo os justifique; hasta morir no quitaré de mí mi integridad. 6 Mi justicia tengo asida, y no la cederé; no me reprochará mi corazón en todos mis días. 7 Sea como el impío mi enemigo, y como el inicuo mi adversario. 8 Porque ¿cuál es la esperanza del hipócrita, por mucho que hubiere robado, cuando Dios arrebatare su alma? 9 ¿Por ventura oirá Dios su clamor cuando la tribulación viniere sobre él? 10 ¿Por ventura se deleitará en el Omnipotente? ¿Invocará a Dios en todo tiempo? 11 Yo os enseñaré lo que hay en la mano de Dios; no esconderé lo que hay acerca del Omnipotente. 12 He aquí que todos vosotros lo habéis visto, ¿por qué pues os desvanecéis con vanidad? 13 Esta es para con Dios la suerte del hombre impío, y la herencia que los violentos han de recibir del Omnipotente. 14 Si sus hijos fueren multiplicados, serán para el cuchillo; y sus pequeños no se saciarán de pan. 15 Los que de ellos quedaren, en muerte serán sepultados; y no llorarán sus viudas. 16 Si amontonare plata como polvo, y si preparare ropa como lodo; 17 la habrá preparado él, mas el justo se vestirá, y el inocente repartirá la plata. 18 Edificó su casa como la polilla, y como cabaña que el guarda hizo. 19 El rico dormirá, mas no será recogido; abrirá sus ojos, y no verá a nadie. 20 Asirán de él terrores como aguas; torbellino lo arrebatará de noche. 21 Lo tomará el solano, y partirá; y tempestad lo arrebatará del lugar suyo. 22 Dios, pues, descargará sobre él, y no perdonará. Hará él por huir de su mano. 23 Batirán sus manos sobre él, y desde su lugar le silbarán.

AÑO BÍBLICO DÍA 012, ORDEN DE EVENTOS CRONOLÓGICOS, ENERO 12

Job 23:1 – 24  (Sagradas Escrituras – 1569)

Año Bíblico, por orden cronológico de eventos.

Y respondió Job, y dijo:
2 Hoy también hablaré con amargura; que es más grave mi llaga que mi gemido. 3 ¡Quién me diera el saber dónde hallar a Dios! Yo iría hasta su silla. 4 Ordenaría juicio delante de él, y llenaría mi boca de argumentos. 5 Yo sabría lo que él me respondería, y entendería lo que me dijese. 6 ¿Por ventura pleitearía conmigo con grandeza de fuerza? No; antes él la pondría en mí. 7 Allí el recto disputaría con él; y escaparía para siempre del que me condena. 8 He aquí yo iré al oriente, y no lo hallaré; y al occidente, y no lo percibiré. 9 Si al norte él obrare, yo no lo veré; al mediodía se esconderá, y no lo veré. 10 Mas él conoció mi camino; me probó, y salí como oro. 11 Mis pies tomaron su rastro; guardé su camino, y no me aparté. 12 Del mandamiento de sus labios nunca me separé; guardé las palabras de su boca más que mi comida. 13 Pero si él se determina en una cosa, ¿quién lo apartará? Su alma deseó, e hizo. 14 Por tanto él acabará lo que me es necesario; y muchas cosas como éstas hay en él. 15 Por lo cual yo me espantaré delante de su rostro; consideraré, y lo temeré. 16 Dios ha enternecido mi corazón, y el Omnipotente me ha espantado. 17 ¿Por qué no fui yo cortado delante de las tinieblas, y cubrió con oscuridad mi rostro?

Job 24: 1 Puesto que no son ocultos los tiempos al Todopoderoso, ¿por qué los que le conocen no ven sus días?
2 Toman los términos, roban los ganados, y pacen los campos ajenos. 3 Se llevan el asno de los huérfanos; prenden el buey de la viuda. 4 Hacen apartar del camino a los pobres; y todos los pobres de la tierra se esconden de ellos. 5 He aquí, como asnos monteses en el desierto, salen a su obra madrugando para robar; el desierto es su mantenimiento y de sus hijos. 6 En el campo siegan su pasto, y los impíos vendimian la viña ajena. 7 Al desnudo hacen dormir sin ropa, y que en el frío no tenga cobertura. 8 De la inundación de los montes fueron humedecidos, y abrazan las peñas sin tener en qué cubrirse. 9 Quitan el pecho a los huérfanos, y de sobre el pobre toman la prenda. 10 Al desnudo hacen andar sin vestido, y a los hambrientos quitan las gavillas. 11 De dentro de sus paredes exprimen el aceite, pisan los lagares, y mueren de sed. 12 De la ciudad claman los hombres, y las almas muertas dan voces, pero Dios no puso estorbo. 13 Ellos son entre los rebeldes a la luz, nunca conocieron sus caminos, ni estuvieron en sus veredas. 14 A la luz se levanta el matador, mata al pobre y al necesitado, y de noche es como ladrón. 15 El ojo del adúltero está aguardando la noche, diciendo: No me verá nadie; y esconde su rostro. 16 En las tinieblas minan las casas, que de día para sí señalaron; no conocen la luz. 17 Porque la mañana es a todos ellos como sombra de muerte; si son conocidos, terrores de sombra de muerte los toman. 18 Son livianos sobre las aguas; su porción es maldita en la tierra; nunca vienen por el camino de las viñas. 19 La sequía y el calor arrebatan las aguas de la nieve; y el sepulcro a los pecadores. 20 El Misericordioso se olvidará de ellos; de ellos sentirán los gusanos dulzura; nunca más habrá de ellos memoria, y como un árbol será quebrantada la iniquidad. 21 A la mujer estéril que no concebía, afligió; y a la viuda nunca hizo bien. 22 Mas a los violentos adelantó con su poder; se levantó, y no fió a nadie en la vida. 23 Si algunos le dieron a crédito, y se afirmó en ellos; sus ojos tuvo puestos sobre los caminos de ellos. 24 Fueron ensalzados por un poco, y desaparecieron, y son abatidos como cada cual; serán encerrados, y cortados como cabezas de espigas. 25 Y si no es así, ¿quién me desmentirá ahora, o reducirá a nada mis palabras?

Preparando las familias que formarán, el pueblo que verá a Dios.