El Sábado y cómo guardarlo

El Sábado lo encontramos en el centro de la ley de Dios, y como ya establecimos todos debemos guardar los diez mandamientos.

Pero el cuarto mandamiento es especial, de hecho, es el único mandamiento que inicia con las palabras, ACUERDATE, como que Dios sabía que el hombre lo olvidaría a través del tiempo.  Aunque ya dedicamos todo un tema para el cuarto mandamiento, en esta ocasión solo recalcaremos algunos puntos de suma importancia.

En Éxodo 20:8-11

» Acuérdate del sábado para santificarlo. 9 Seis días trabajarás y harás toda tu obra, 10 pero el séptimo día es de reposo para Jehová, tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni el extranjero que está dentro de tus puertas, 11 porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y t odas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el sábado y lo santificó.

 

por otro lado, vemos como el verdadero pueblo de Dios siempre a guardado el sábado pues ha sido una señal entre el ser humano que ama a Dios, y tiene su sello, esto lo podemos constar en Éxodo 31:13 “En verdad vosotros guardaréis mis sábados, porque es una señal entre mí y vosotros por vuestras generaciones, para que sepáis que yo soy Jehová que os santifico.

 

Así establecemos que el sábado es la señal que identifica al pueblo de Dios.

 

Y ¿como debemos guardar el sábado?

 

La Biblia misma nos dice como guardarlo, y de allí nos permite sacar algunas conjeturas para santificar ese Santo día.  Recuerde que es Santo por que Dios es Santo, y Dios así lo a establecido.

 

dice Isaía

s 58:13-14 » Si retrajeres del sábado tu pie,

de hacer tu voluntad en mi día santo,

y lo llamares “delicia”, “santo”, “glorioso

de Jehová”,

y lo veneras, no andando en tus propios caminos

ni buscando tu voluntad ni hablando tus propias palabras,

14 entonces te deleitarás en Jehová.

Yo te haré subir sobre las alturas de la tierra

y te daré a comer la heredad de tu padre Jacob.

La boca de Jehová lo ha hablado».

 

 

Entonces el sábado, no debemos hacer nuestra voluntad, sino la voluntad de Dios, y su voluntad es que estemos reunidos en su iglesia con los demás hermanos alabando y glorificando a nuestro Creador, según nos amonesta Hebreos 10:25

Es la voluntad de Dios, que estemos orando y estudiando su Santa palabra durante su día santo que de paso inicia el viernes a la puesta del sol, y termina el sábado a la puesta del sol.

 

También es voluntad de Dios que hagamos el bien a nuestros prójimos en su santo día y Cristo nos da el mejor ejemplo de esto. en Marcos 3:4-14 y también en Lucas 6:6-11

 

En Hebreos 4:1-12 Dios nos dice:

 

1 Temamos, pues, no sea que permaneciendo aún la promesa de entrar en su reposo, alguno de vosotros parezca no haberlo alcanzado. 2 También a nosotros se nos ha anunciado la buena nueva como a ellos; a ellos de nada les sirvió haber oído la palabra, por no ir acompañada de fe en los que la oyeron.   (Estamos aquí hablando del pueblo de Israel, a ellos se les dio las instrucciones de como guardar el sábado, pero por la desobediencia, profanaron el santo día por cierto.)

 

El versículo 3 dice:  Pero los que hemos creído entramos en el reposo, de la manera que dijo:

«Por tanto, juré en mi ira

que no entraría en mi reposo»,

aunque las obras suyas estaban acabadas desde la fundación del mundo, 4 pues en cierto lugar dijo así del séptimo día: «Y reposó Dios de todas sus obras en el séptimo día». 5 Nuevamente dice: «No entrarán en mi reposo».

(Si bien entendemos estas palabras, Dios dice, YO reposé, y los invito a reposar, pero si son desobedientes, NO entrarán en este divino reposo, aunque formalmente estemos según nosotros guardando el Sábado, podemos caer en semejante ejemplo de desobediencia igual que Israel. Y Dios no acepta eso.)

 

El versículo 6 dice: Por tanto, puesto que falta que algunos entren en él, y aquellos a quienes primero se les anunció la buena nueva no entraron por causa de la desobediencia, 7 otra vez determina un día: «Hoy», del cual habló David mucho tiempo después, cuando dijo:

«Si oís hoy su voz,

no endurezcáis vuestros corazones».

8 Si Josué les hubiera dado el reposo, no hablaría después de otro día. (En otras palabras, hoy es el día de estar a cuentas con Dios, de obedecerle y respetarlo. Y si así lo haces, los siguientes textos tendrán mejor sentido en tu vida. dice el versículo 9.)

 

9 Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios, 10 porque el que ha entrado en su reposo, también ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas. 11 Procuremos, pues, entrar en aquel reposo, para que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia.

12 La palabra de Dios es viva, eficaz y más cortante que toda espada de dos filos: penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. Eso es palabra de Jehová.

 

Para entrar en ese santo reposo, el viernes es día de preparación según encontramos en Lucas 23:54

 

El viernes antes que el sol se ponga, debemos:

  1. Dejar de trabajar temprano para poder preparar nuestro espíritu y persona para pasar un día Santo con Dios.
  2. —Esto es lo que ha dicho Jehová: “Mañana es sábado, el día de reposo consagrado a Jehová; lo que tengáis que cocer, cocedlo hoy, y lo que tengáis que cocinar, cocinadlo hoy; y todo lo que os sobre, guardadlo para mañana”. Eso lo encontramos en Éxodo 16:23
  3. Preparar nuestra ropa para mañana.
  4. Preparar nuestro auto para el sábado con gasolina y limpiándolo si es necesario.
  5. Recibir el Santo Sábado a la puesta del sol.
  6. Descansar con el santo reposo que Dios puede dar durante la noche, olvidando nuestras labores diarias y los problemas que agobian nuestras vidas durante la semana.

 

Ahora, ¿Que no debemos hacer en sábado?  Estos puntos son estrictamente prohibidos para beneficio personal. Recuerde que en sábado es recomendable hacer el bien en todo el sentido de la palabra.

Primer punto prohibido en sábado sería el siguiente:

 

  1. No comprar en sábado.
  2. No vender en sábado.
  3. No debemos hacer ninguna transacción de negocios.
  4. No debemos trabajar en sábado.
  5. No hacer nuestra voluntad, por ejemplo, a) viendo en el internet cosas que no edifican nuestro espíritu. b) Mirando programación en la televisión que no edifican. c) Hablando palabras que tampoco edifican. d) Actividades que no son aprobadas por Dios, como deportes, conciertos del mundo, o actividades que nos separan de la reunión en la iglesia y de nuestro Creador en estas 24 horas santas.

 

La lista puede seguir, pero creo que con estos puntos tenemos una muy buena idea de lo que Dios pide de nosotros.  En Nehemías 13:13-22 encontramos toda la información en referencia a las transacciones monetarias que no debemos hacer en sábado.

Recuerde que no debemos hacer nada que aleje a Dios de nosotros.

 

¡Ahora veamos lo que si podemos hacer en sábado!

 

  1. Conectarnos con Dios tanto físicamente como espiritualmente.
  2. Asistir a la iglesia.
  3. Adorar a nuestro Creador.
  4. Estudiar su Santa Palabra.
  5. Orar
  6. Hacer el bien a nuestros semejantes.
  7. De vez en cuando salir de la rutina sabática y visitar la naturaleza, y pasar un día familiar todos juntos con Dios.

 

Recuerda que lo más importante es que todo lo que hacemos este directamente o indirectamente conectado con Dios.

 

Si gusta recibir este tema y mucha más información sobre el Sábado y como guardarlo, por favor envíenos un correo electrónico con su petición a info@feyesperanza.org, o visite nuestra página oficial y de allí también puede enviarnos su petición, dirija su computadora a:   feyesperaza.org

 

Necesitamos Santificar el sábado, pero para poder santificarlo, primero debemos santificarnos a nosotros mismos en la presencia de Jehová, obedeciendo su santa ley.

 

Es nuestro deseo y oración que Dios les llene de bendición hoy y siempre.

Les saluda su amigo y hermano en Cristo

Joel Medina

Siempre, Preparando a las familias que formarán, el pueblo que verá a Dios.

 

Leave a Reply