El diezmo, ofrenda y donaciones

El Diezmo, Ofrenda y Donaciones

No debemos dar la ofrenda o diezmo pensando que con eso compraremos el favor de Dios, y que ahora Dios nos va a dar lo doble de lo que regresamos o dimos.

Dios no trabaja así, Dios no es alguien que se vende y tampoco alguien que se deja manipular o comprar.

Si alguien a predicado que debemos dar porque solo así Dios nos dará, esa persona está engañada y engaña a los demás.

Dios nos ama tanto que Él nos cuida y nos bendice solo por amor y Dios no necesita nuestro dinero, Dios no quiere nuestro dinero, Dios quiere nuestro corazón.

Lo que si desea Dios y pide de nosotros es que seamos fieles a sus preceptos, fieles a sus palabras, ley y mandamientos. 

Prov. 23:26 

Dame, hijo mío, tu corazón y miren tus ojos mis caminos.

Para nuestro Creador la fidelidad a su santa ley es muy importante, al punto que está conectada con la oración que dirigimos a Dios.

Prov. 28:9 

El que aparta su oído para no oír la ley, su oración también es abominable.

Muchas personas intentan poner en tela de juicio el mandato de Dios de devolver su diezmo, pero Dios no cambia, y si antes el diezmo se usaba para sostener la obra de Dios con sus sacerdotes y los que trabajaban en el templo, ¿Porque hoy debería ser diferente? 

Malaquías 3:8,9 

8 ¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas.

9 Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado.

Quien no regresa los diezmos, está robando a Dios, no al pastor o la iglesia, el problema es directamente con Dios, y si robamos a Dios, nos dice que nos acarreamos doble maldición, pues al fallarle de esta manera, Dios no puede estar cerca de nosotros, y por tanto su protección y bendición se apartan de nuestro lado.

Aunque de pronto parezca que las personas que no diezman están avanzando mejor económicamente, no olvidemos que ellos al estar lejos de Dios, no están haciendo tesoros en el cielo y por tanto, lo único que tienen de vida, será en este mundo y muchas veces el enemigo de Dios les da dinero y aparentemente bendición, pero esa es la forma como logra engañarlos para que no busquen a Dios, la Santa Biblia lo pone de la siguiente manera. 

Proverbios 30:7-9 (RVR1995) 

7 Dos cosas te he pedido, no me las niegues antes que muera:

8 Vanidad y mentira aparta de mí, y no me des pobreza ni riquezas, sino susténtame con el pan necesario,

9 no sea que, una vez saciado, te niegue y diga: «¿Quién es Jehová?», o que, siendo pobre, robe y blasfeme contra el nombre de mi Dios. 

La pregunta que surge es la siguiente, ¿De que debemos diezmar o como debemos diezmar?

Deut. 14:22-29

»Indefectiblemente diezmarás todo el producto del grano que rinda tu campo cada año. 23 Comerás delante de Jehová, tu Dios, en el lugar que él escoja para poner allí su nombre, el diezmo de tu grano, de tu vino y de tu aceite, y las primicias de tus manadas y de tus ganados, para que aprendas a temer a Jehová, tu Dios, todos los días. 24 Si el camino es tan largo que no puedas llevarlo, por estar lejos de ti el lugar que Jehová, tu Dios, haya escogido para poner en él su nombre, cuando Jehová, tu Dios, te haya bendecido, 25 entonces lo venderás, llevarás el dinero contigo e irás al lugar que Jehová, tu Dios, escoja. 26 Allí entregarás el dinero por todo lo que deseas: por vacas, por ovejas, por vino, por sidra o por cualquier cosa que tú desees. Comerás allí delante de Jehová, tu Dios, y te alegrarás, tú y tu familia.

27 »No desampararás al levita que habite en tus poblaciones, porque no tiene parte ni heredad contigo.

28 »Al cabo de tres años sacarás todo el diezmo de tus productos de aquel año, y lo guardarás en tus ciudades. 29 Allí vendrá el levita, que no tiene parte ni heredad contigo, el extranjero, el huérfano y la viuda que haya en tus poblaciones, y comerán y se saciarán, para que Jehová, tu Dios, te bendiga en toda obra que tus manos hagan.

NUESTRA ORGANIZACIÓN, LA IGLESIA ADVENTISTA DEL SÉPTIMO DÍA

Muchas persona no entienden la forma como estamos organizados como iglesia, y en verdad estoy es muy importante que entendamos pues solo así podremos entender la forma como estamos trabajando unidos en todo el mundo.

Dios es un Dios de orden y quiere que su pueblo sea un pueblo organizado, de la misma forma como organizó al pueblo de Israel en el Éxodo, así la iglesia Adventista del Séptimo Día está organizada.

1 LA IGLESIA:  El miembro de Iglesia, él es la iglesia.  Dentro de la iglesia que es el cuerpo de Cristo, tenemos varios departamentos para poder funcionar apropiadamente,  Diaconos, Ancianos, Dorcas, Tesorería, Secretaria, Jovenes, Pastor, entre otros más que ayudan que la iglesia funcione apropiadamente. El miembro responde a la iglesia, (solo en cuestión de organización, no en lo espiritual)  La Iglesia responde a la Conferencia.

2 LA CONFERENCIA: (también conocida en algunos países como, Asociación o Misión). En la Conferencia también existen varios departamentos, como Tesorería, Ministerios hispanos, Escuela Sabática, Vida familiar, Música entre otros también con el propósito de hacer el mejor trabajo para Dios. La Conferencia administra a las iglesias locales y responde a la Unión. 

3 LA UNIÓN: De la misma forma tiene sus departamentales y administran así a las conferencias. La Unión administra a las conferencias y responde a la División.

4 LA DIVISIÓN: De la misma manera tiene sus departamentales y administra las Uniones. La División responde a la Conferencia General, y la Conferencia General administra las Divisiones.  

5 LA CONFERENCIA GENERAL:  Responde al concilio general cada 5 años, donde se reúnen todos los delegados de todos los países del mundo que han sido asignados con voz y voto para dirigir así la iglesia mundial. Allí se proponen cambios y ajustes a doctrinas o reglas de la iglesia. 

El último se llevo acabo en la ciudad de San Antonio, Texas en el año 2015, el próximo se llevará acabo en Inianapolis, Indiana en el año 2020.

Cada miembro de la iglesia Adventista del Séptimo Día, es una pieza importante para la iglesia y forma parte del Remanente con el cual Satanás se ha llenado de ira y quiere destruir haciendo guerra contra cada uno de ellos según vemos en Apoc. 12:17.

El remanente del tiempo del fin, es la iglesia Adventista del Séptimo Día, por eso no es sorpresa que el diablo este constantemente haciendo guerra en contra de ella. 

Sin embargo tenemos y vivimos firmemente en nuestros corazones las palabras de Cristo Jesús: He aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.  (Mat. 28:20)

¡No hay nada que temer! Satanás ya esta derrotado. 

¿CÓMO DIEZMAR?

De todas las entradas para el sustento diario debemos apartar el 10% para Dios, ya sea dinero o bien, lo que se levante de cosecha.

Si Dios nos bendijo con $100 dólares, $10 son diezmo para Él.

Si nuestra bendición fue de $1000 dólares entonces $100 le pertenecen a nuestro Creador.

Si en nuestra cosecha levantamos 10 sacos de frijol, 1 es para Dios, 100 sacos,  10 son de Dios.

Y así sucesivamente. 

Tristemente mientras más bendición tenemos de Dios, más difícil es serle fiel, pues, dar $10 de $100, no es mucho y no duele tanto, como dar, $500 de $5000, entre más entrada tenemos se hace más difícil la fidelidad, no permitamos que el enemigo nos atrape por ese lado por favor. 

¿PARA QUÉ SE USA EL DIEZMO?

El diezmo se usa para pagar el sueldo de los pastores, al igual que para hacer evangelismo.

Solo para hacer los números y cuentas fácil, vamos a dividir los diezmos entre, la iglesia, conferencia, union, división y Conferencia General. (recuerde esto es solo un ejemplo y no representa la distribución apropiada) 

La iglesia local envía $10,000 a la Conferencia, Asociación o Misión. Según el país, le puede llamar un poco diferente pero es lo mismo.  

La iglesia no retiene absolutamente nada de diezmo para gastos de iglesia, todo 100% es enviado a la Conferencia. 

La Conferencia ahora de los $10,000 que recibió, envía $5,000 a la Unión.

Recuerde que la Conferencia de los diezmos adquiridos de la iglesia local, paga a sus pastores y proyectos de evangelismo.

La Unión de los $5,000 que recibió, ahora envía $2,500 a la División.

La Unión al igual tiene proyectos grandes de evangelismo a un area más grande, ya que cada Unión está a cargo de varias conferencias y en algunos casos se extiende por varios estados y/o areas muy extensas. 

La División de los $2,500 que recibió, ahora envía $1,250 a la Conferencia General.

La División al igual tiene proyectos masivos de evangelismo, tomando en cuenta que la División esta a cargo también de varias Uniones y unidos trabajan en evangelismo.

La Conferencia General, por otro lado aparte de los proyectos mundiales de evangelismo también vela por los sueldos de pastores de areas rurales o países de muy bajos recursos, entonces lo que de pronto pareciera ser mucho diezmo que está entrando a la iglesia, cuando se divide y se busca pagar apropiadamente el sueldo de cada pastor en todo el mundo, en realidad quedamos cortos. 

Génesis 28:22

Y esta piedra que he puesto por señal será casa de Dios; y de todo lo que me des, te daré el diezmo.

Malaquías 3:7-12

7 Desde los días de vuestros padres os habéis apartado de mis leyes, y no las guardasteis. Volveos a mí, y yo me volveré a vosotros, ha dicho Jehová de los ejércitos. Mas dijisteis: ¿En qué hemos de volvernos?

8 ¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas.

9 Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado.

10 Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.

11 Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos.

12 Y todas las naciones os dirán bienaventurados; porque seréis tierra deseable, dice Jehová de los ejércitos.

Lucas 11:42 

42 Mas ¡ay de vosotros, fariseos! que diezmáis la menta, y la ruda, y toda hortaliza, y pasáis por alto la justicia y el amor de Dios. Esto os era necesario hacer, sin dejar aquello.

Dios no quiere nuestro dinero, Dios quiere nuestros corazones, pues si diezmamos debe ser por amor y no porque tengamos que cumplir un mandato de Jehová. Él te dice: Dame, hijo mío, tu corazón, y miren tus ojos por mis caminos. (Prov. 23:26)

¿Y LAS OFRENDAS?

La ofrenda no es lo mismo que el diezmo, en otras palabras, solo porque diezmamos fielmente, no quiere decir que ya no deberíamos ofrendar.

En la ofrenda no hay un porcentaje específico que Dios pida de su hijo fiel.

La ofrenda que debemos dar es a nuestro criterio, pero recordemos que con la ofrenda se sustenta la casa de Dios y varios ministerios dentro de la iglesia.

Con la ofrenda, la iglesia paga las utilidades como luz eléctrica, agua y cualquier otra utilidad acordada por la junta de iglesia. 

También se paga el mantenimiento de la iglesia, al igual que cualquier emergencia que pueda surgir. 

2 Corintios 9:7

Cada uno dé como propuso en su corazón; no con tristeza, o por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.

Éxodo 25:2
Di a los hijos de Israel que tomen una ofrenda para mí; de todo aquel cuyo corazón le mueva a hacerlo, tomaréis mi ofrenda.

Éxodo 35:5
“Tomad de entre vosotros una ofrenda para el SEÑOR; todo aquel que sea de corazón generoso, tráigala como ofrenda al SEÑOR: oro, plata y bronce;

¿Y LOS MINISTERIO DE SOSTEN PROPIO?

Tristemente hay muchos ministerios de sostén propio que se han levantado con el fin de negociar con el evangelio, estos se pueden identificar fácil, al preguntarles cuáles son sus honorarios para una campaña o por un concierto ect. ect. 

Si el ministerio cobra por presentar la palabra de Dios una cantidad fija, entonces puede quedar identificado como un ministerio que está haciendo negocio de la salvación que Cristo dio gratuitamente.

¿Pero que no dijo Pablo que el evangelista viva del evangelio?

1 Cor. 9:14-18 

14 Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio.

15 Pero yo de nada de esto me he aprovechado, ni tampoco he escrito esto para que se haga así conmigo; porque prefiero morir, antes que nadie desvanezca esta mi gloria.

16 Pues si anuncio el evangelio, no tengo por qué gloriarme; porque me es impuesta necesidad; y ¡ay de mí si no anunciare el evangelio!

17 Por lo cual, si lo hago de buena voluntad, recompensa tendré; pero si de mala voluntad, la comisión me ha sido encomendada.

18 ¿Cuál, pues, es mi galardón? Que predicando el evangelio, presente gratuitamente el evangelio de Cristo, para no abusar de mi derecho en el evangelio.

Vivir del evangelio no es lo mismo que, “cobrar por el evangelio” si notamos claramente que Pablo dice en el versículo 18 que él lo predica gratuitamente. ¿Entonces, cómo podríamos entender que el que anuncia el evangelio viva del evangelio?

Muy fácil, quien dedica una semana o parte de su vida para beneficiar a una iglesia con una campaña de evangelismo o concierto, esa persona debería ser recompensada por su tiempo, especialmente si esa persona se ha dedicado a predicar la Palabra de Dios, lo más lógico es que se le de una donación apropiada para cubrir sus gastos y ayudar en su ministerio de esa manera. 

Sin duda la iglesia que ayude a un ministerio que con honor, honestidad, humildad y siempre glorificando a Dios con esa noble labor, será llena de bendiciones. 

Hay algunas personas que de forma individual han tomado la iniciativa de ayudar económicamente a ministerios de sostén propio, y por ello alabamos a Dios, pues así juntos nos unimos al movimiento que esta predicando el evangelio en todo el mundo, y para todo eso se ocupa dinero.

Si usted tiene la bendición de Dios en el punto económico, y Dios le ha dado a usted fortuna, recuerde que le pertenece a Dios, pues todo lo que somos y tenemos son de Dios.

No olvide ayudar a esos ministerios que al igual que FE Y ESPERANZA predicamos el evangelio NO con la misión de ganar dinero, sino con la misión y la meta de ganar almas para el Reino de Cristo.

Si el enemigo de Dios se ha empeñado en desviar las mentes de el ser humano a la perdición, hagamos un fuerte frente a ese movimiento predicando a tiempo y fuera de tiempo la sana doctrina del santo evangelio que encontramos en la Santa Palabra de Dios.

Recuerda:

Si diezmas apropiadamente, eres FIEL a Dios.

Si ofrendas apropiadamente, eres AGRADECIDO con Dios.

Dicho de otra forma, Tu diezmo muestra tu fidelidad a Dios, y tu ofrenda muestra tu agradecimiento a Dios. 

Hay muchos muy fieles a Dios, pero puede aver muy pocos agradecidos con Dios. 

Porque donde está vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón. (Luc. 12:34)

La generosidad es el espíritu del cielo. El abnegado amor de Cristo se reveló en la cruz. El dio todo lo que poseía y se dio a sí mismo para que el hombre pudiese salvarse. La cruz de Cristo es un llamamiento a la generosidad de todo discípulo del Salvador. El principio que proclama es de dar, dar siempre. Su realización por la benevolencia y las buenas obras es el verdadero fruto de la vida cristiana. El principio de la gente del mundo es: ganar, ganar siempre; y así se imagina alcanzar la felicidad, pero cuando este principio ha dado todos sus frutos, se ve que sólo engendra la miseria y la muerte. {CPI 492.1}

Que Dios te bendiga ricamente hoy y siempre y que su mayor bendición en tu vida y la de tu familia sea la vida eterna.

Joel Medina

Fe y Esperanza

info@feyesperanza.org

feyesperanza.org

1-951-231-3877

Leave a Reply