La realidad del Cristianismo

Apocalipsis 3:17 dice:  Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.

Fe y Esperanza

La realidad de nuestro estado espiritual es cosecha de nuestra propia decisión, pues cada día elegimos estar cerca de Dios o alejarnos más y más, y en la mayoría de los casos, quien se aleja de Dios, o bien, quien está hundido en el pecado no se da cuenta y por lo tanto cree que lo que está viviendo está bien y es normal, lo más triste de todo que esa situación no mejorará a menos que nos demos cuenta de nuestra condición, y más triste todavía pensar que así como llevamos nuestra vida, vamos al cielo, que triste para una persona que está tan lejos de Dios y no se da cuenta y piensa y en algunos casos siente que esta cerca de su Creador.

El consejo es,

Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano.

Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.

Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová.

Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.

“¡Qué mayor engaño puede penetrar en las mentes humanas que la confianza de que en ellos todo está bien cuando todo anda mal! El mensaje del Testigo Fiel encuentra al pueblo de Dios sumido en un triste engaño, aunque crea sinceramente dicho engaño. No sabe que su condición es deplorable a la vista de Dios.” 1JT 327

 Que el Espíritu Santo nos ayude a reconocer nuestro estado pecaminoso y nos dirija al Redentor, a nuestro Salvador Cristo Jesús.    (Juan 16:7,8)   

Joel Medina, Capellán y Evangelista

Leave a Reply