El fin de todo discurso

Con este tema cerramos la serie de los diez mandamientos, al repasar cada uno de ellos podemos ver como uno a uno nos conlleva a una relación con Dios y con nuestros semejantes.

Solo hay que analizar cada uno de ellos y nos daremos cuenta de que estos mandamientos reflejan el carácter de Dios, es por eso que se le conoce como la ley moral.

Piense por un momento lo importante que considera Dios esta ley, que el mismo la escribió con su propio dedo.

Recordemos una vez más que la ley es para mantener una relación personal y directa, la ley no fue dada o establecida para salvarnos, mejor dicho, la ley no salva a nadie, solo hace estrecha la relación entre Dios y el ser humano, es por esa relación que Dios nos salva.

Ahora veamos los diez mandamientos, y conforme los menciono, piense como usted puede guardarlos o como los esta guardando

El mandamiento número dice,,,

  1. No tendrás dioses ajenos delante de mí.
  2. No te harás imágenes ni las adoraras.
  3. No tomaras el nombre de Jehová en vano.
  4. Acuérdate del día Sábado para santificarlo.
  5. Honra a tu padre y a tu madre.
  6. No matarás
  7. No cometerás adulterio
  8. No robarás
  9. No mentirás
  10. No codiciarás nada de tu prójimo.

Desde el tiempo antiguo Dios probaba a su pueblo para ver si era fiel.

En Éxodo 16:4 dice:   Y Jehová dijo a Moisés: He aquí yo os haré llover pan del cielo; y el pueblo saldrá, y recogerá diariamente la porción de un día, para que yo lo pruebe si anda en mi ley, o no.

De modo que el hecho de guardar los diez mandamientos es una forma de mostrar fidelidad y amor a Dios, y de ninguna manera guardamos la ley para que Dios nos salve, Como ya mencionamos anteriormente si guardamos la ley es porque Dios ya nos salvó.

Con esa forma de pensar entramos al hecho que somos salvos por gracia y por amor, de eso hablaremos en el próximo tema.

Pero por sigamos concentrándonos en la ley, vea lo que dice   el salmista en el capítulo 119 versículos 10 y11 del libro de los Salmos.

Con todo mi corazón te he buscado;

No me dejes desviarme de tus mandamientos.

En mi corazón he guardado tus dichos,

Para no pecar contra ti.

Si cada ser humano viviente buscara a Dios de todo corazón y guardara sus mandamientos en su corazón, el mundo en que hoy vivimos sería muy diferente, me refiero a que sería un lugar muy agradable para vivir en el.

Pero desafortunadamente la realidad es otra, el mundo cada día se hunde más y más en el pecado, aunque hay personas que piensan estar bien, porque el pecado en el que se encuentran ya no lo miran como pecado, pero veamos lo que dice la palabra de Dios en1 Juan 1:8-10 (RVR1960) Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros.

9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.

10 Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.

Por tanto está muy claro que todos los seres humanos hemos pecado, con el simple hecho de haber nacido ya somos pecadores, pues hemos nacido dentro de un mundo pecaminoso,,, pero un bebe no es culpable del pecado, desafortunadamente sufre las secuelas del pecado, pero no le afecta para la vida eterna, pues no es hasta que tenemos conciencia y razonamiento propio de lo bueno que debemos hacer y no lo hacemos, entonces el pecado llega a ser lo que nos separa de Dios para muerte eterna, y esa es la razón por la cual debemos diariamente pedir perdón por nuestros pecados, pero, necesitamos reconocer el pecado que está en nosotros. Allí surge otro problema, pues como seres humanos nunca podremos ver al pecado en su forma como pecado, pues como mencionamos anteriormente, el ser humano por si solo no puede distinguir entre lo bueno o lo malo.  Gloria a Dios que nos ha dejado en su Santa Palabra una guía muy clara para poder discernir claramente lo que es pecado.

En Romanos 7:7, dice así:  Pero yo no conocí el pecado sino por la ley; porque tampoco conociera la codicia, si la ley no dijera: No codiciarás.

Por la ley de Dios es que nos damos cuenta del pecado que existe en nosotros, y así nos acercamos a Cristo en oración con un corazón arrepentido y contrito.

Entonces ¿porque hay tanto argumento en contra de la ley de Dios? entre ellos está el que fue clavada en la cruz y que ya no es necesario guardar esa ley.

Otro argumento es que después de la resurrección de Cristo, estamos en nuevo pacto y nueva creación, por tanto, los mandamientos dados en el antiguo pacto ya no son validos.

Hoy te invito a que analices cada uno de los diez mandamientos de una forma con mucho razonamiento y con un corazón abierto al Espíritu Santo, permite que Dios guíe tu mente.   Después de haber orado, vuelve a leer Éxodo 20:1-17 y al hacer esto ve pensando cuan importante es cada uno de ellos, y cuantos puedes eliminar y pensar que Dios aun te acepta eliminando los mandamientos que tu crees que no están hoy por hoy vigentes, te repito amigo, amiga que me escucha, de una forma inteligente analiza cada uno de ellos, después de analizar te invito a que leas Santiago 2:10-12 Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos. Porque el que dijo: No cometerás adulterio, también ha dicho: No matarás.  Ahora bien, si no cometes adulterio, pero matas, ya te has hecho transgresor de la ley.  Así hablad, y así haced, como los que habéis de ser juzgados por la ley de la libertad.

¿Te das cuenta? Cualquiera que ofenda en un solo mandamiento es culpable de toda la ley, de esa ley que es la que nos da libertad del pecado, no por su poder, sino por el poder de Cristo Jesús cuando te arrepientes y traes todos los pecados que te señala la ley para que Cristo los limpie con su preciosa sangre, haciéndote así libre de la condenación de la ley, de la condenación del pecado.

Pero si todos estos argumentos no fuera necesario para aceptar la santa ley de Dios te invito a que reflexiones en el texto Bíblico que encontramos en Ecclesiastes 12:13-14 El fin de todo el discurso que has oído es: Teme a Dios y guarda sus mandamientos, porque esto es el todo del hombre. 14 Pues Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa oculta, que sea buena o que sea mala.

El hombre fue creado para obedecer los mandamientos de Dios, si amigo amiga, la ley de Dios.

En Romanos 7:12 Encontramos las siguientes palabras:  De manera que la ley a la verdad es santa, y el mandamiento santo, justo y bueno.

Sabes amigo te invito para que este día puedas tu, tomar en consideración la santa ley de Dios y desde hoy puedas tu guardar los mandamientos de Jehova.

Que Dios te bendiga ricamente al guardar sus mandamientos.

Tu amigo y servidor

Joel Medina

Preparando a las familias que formarán el pueblo que verá a Dios, con Fe y Esperanza

 

Leave a Reply