DÍA 016, AÑO BÍBLICO EN ORDEN DE EVENTOS CRONOLÓGICOS

Job 36:2 – 39:1 (Sagradas Escrituras – 1569)

Fe y Esperanza, Biblia, Año Bíblico

1 Y Añadió Eliú, y dijo:2 Espérame un poco, y te enseñaré; porque todavía hablo por Dios. 3 Tomaré mi sabiduría de lejos, y daré la justicia a mi hacedor. 4 Porque de cierto no son mentira mis palabras; antes se trata contigo con perfecta sabiduría. 5 He aquí que Dios es grande, y no aborrece; fuerte es en virtud de corazón. 6 No dará vida al impío, antes a los humildes dará su derecho. 7 No quitará sus ojos del justo; antes bien con los reyes los pondrá en silla para siempre, y serán ensalzados. 8 Y si estuvieren presos en grillos, y cautivos en las cuerdas de la bajeza, 9 él les anunciará la obra de ellos, y que sus rebeliones prevalecieron. 10 Y despierta el oído de ellos para castigo, y les dice que se conviertan de la iniquidad. 11 Si oyeren, y le sirvieren, acabarán sus días en bien, y sus años en deleites. 12 Mas si no oyeren, serán pasados a cuchillo, y perecerán sin sabiduría. 13 Pero los hipócritas de corazón lo irritarán más, y no clamarán cuando él los atare. 14 Fallecerá el alma de ellos en su juventud, y su vida entre los fornicarios. 15 Al pobre librará de su pobreza, y en la aflicción despertará su oído. 16 Asimismo te apartaría de la boca de la angustia a lugar espacioso, libre de todo apuro; y te asentará mesa llena de grosura. 17 Mas tú has llenado el juicio del impío, contra la justicia y el juicio que lo sustentan todo. 18 Por lo cual de temer es que no te quite con golpe, el cual no puedas apartar de ti con gran rescate. 19 ¿Por ventura estimará él tus riquezas, ni del oro, ni de todas las fuerzas de la potencia? 20 No anheles la noche, en la cual él corta los pueblos de su lugar. 21 Guárdate, no mires a la iniquidad; teniéndola por mejor que la pobreza. 22 He aquí que Dios es excelso con su potencia; ¿qué enseñador semejante a él? 23 ¿Quién le ha prescrito su camino? ¿Y quién le dirá: Iniquidad has hecho? 24 Acuérdate de engrandecer su obra, la cual contemplan los hombres. 25 La cual vieron todos los hombres; y el hombre la ve de lejos. 26 He aquí, Dios es grande, y nosotros no le conocemos; ni se puede rastrear el número de sus años. 27 Porque él detiene las goteras de las aguas, cuando la lluvia se derrama de su vapor; 28 cuando gotean de las nubes, gotean sobre los hombres en abundancia. 29 ¿Si entenderá también los extendimientos de las nubes, y los bramidos de su tienda? 30 He aquí que sobre él sobre extiende su luz, y cubrió las raíces del mar. 31 Con ellas castiga a los pueblos, y da comida a la multitud. 32 Con las nubes encubre la luz, y les manda que vayan contra ella. 33 La una da nuevas de la otra; la una adquiere ira contra la que viene.
1 A esto también se espanta mi corazón, y salta de su lugar. 2 Oíd atentamente su voz terrible, y la palabra que sale de su boca. 3 Debajo de todos los cielos lo enderezará, y su luz se extenderá hasta los fines de la tierra. 4 Tras de él bramará el sonido, tronará su valiente voz, y aunque sea oída su voz, no los detiene. 5 Tronará Dios maravillosamente con su voz; él hace grandes cosas, y nosotros no lo entendemos. 6 Porque a la nieve dice: Sé en la tierra; lluvia tras lluvia, y lluvia tras lluvia en su fortaleza. 7 Con la vehemencia de la lluvia encierra a todo hombre; para que todos los hombres conozcan su voz. 8 La bestia se entrará en su escondrijo, y habitará en sus moradas. 9 Del mediodía viene el torbellino, y de los vientos del norte el frío. 10 Por el soplo de Dios se da el hielo, y las anchas aguas son constreñidas. 11 Además de esto con la claridad fatiga las nubes, y las esparce con su luz. 12 Y ellas se revuelven en derredor por sus designios, para hacer sobre la faz del mundo, en la tierra, lo que él les mandó. 13 Unas veces por azote, otras por causa de su tierra, otras por misericordia las hará aparecer. 14 Escucha esto, Job: Repósate, y considera las maravillas de Dios. 15 ¿Supiste tú por ventura, cuando Dios las ponía en concierto, y hacía levantar la luz de su nube? 16 ¿Has conocido tú por ventura las diferencias de las nubes, las maravillas del Perfecto en sabiduría? 17 ¿Y eran calientes tus vestidos cuando él daba el reposo a la tierra del mediodía? 18 ¿Extendiste tú por ventura con él los cielos firmes como un espejo firme? 19 Muéstranos, qué le hemos de decir; para que no hablemos disparates. 20 ¿Por ventura cuando yo hablare le será contado? ¿Cuando alguno se anegare le será dicho? 21 También alguna vez no se ve la luz clara en los cielos, y pasa un viento y los limpia. 22 De la parte del norte vendrá la serenidad por el Dios terrible de alabanza. 23 El es Todopoderoso, al cual no alcanzamos; grande en potencia, y en juicio, y en multitud de justicia no aflige. 24 Por tanto los hombres lo temerán; todos los sabios de corazón no lo verán. 1 Y respondió el SEÑOR a Job desde la oscuridad, y dijo: 2 ¿Quién es ese que oscurece el consejo con palabras sin sabiduría?
3 Ahora ciñe como varón tus lomos; yo te preguntaré, y hazme saber tú. 4 ¿Dónde estabas cuando yo fundaba la tierra? Hazmelo saber, si tienes inteligencia. 5 ¿Quién ordenó sus medidas, si lo sabes? ¿O quién extendió sobre ella cordel? 6 ¿Sobre qué estan fundadas sus bases? ¿O quién puso su piedra angular, 7 cuando alababan todas las estrellas del alba, y se regocijaban todos los hijos de Dios? 8 ¿Quién encerró con puertas el mar, cuando se derramaba por fuera como saliendo de madre; 9 cuando puse yo nubes por vestidura suya, y por su faja oscuridad? 10 Y determiné sobre él mi decreto, y le puse puertas y cerrojo, 11 y dije: Hasta aquí vendrás, y no pasarás adelante, y allí parará la hinchazón de tus ondas. 12 ¿Has mandado tú a la mañana en tus días? ¿Has mostrado al alba su lugar, 13 para que ocupe los fines de la tierra, y que sean sacudidos de ella los impíos? 14 Trasmudándose como lodo de sello, y parándose como vestidura; 15 mas la luz de los impíos es quitada de ellos, y el brazo enaltecido es quebrantado. 16 ¿Por ventura has entrado hasta lo profundo del mar, y has andado escudriñando el abismo? 17 ¿Por ventura te han sido descubiertas las puertas de la muerte o has visto las puertas de la sombra de muerte? 18 ¿Has considerado tú hasta las anchuras de la tierra? Declara si sabes todo esto. 19 ¿Por dónde va el camino a la habitación de la luz, y dónde está el lugar de las tinieblas? 20 ¿Si la tomarás tú en sus términos, y si entendieras las sendas de su casa? 21 ¿Si sabías tú cuando habías de nacer, y si el número de tus días había de ser grande? 22 ¿Has entrado tú en los tesoros de la nieve, y has visto los tesoros del granizo, 23 lo cual tengo yo reservado para el tiempo de la angustia, para el día de la guerra y de la batalla? 24 ¿Cuál sea el camino por donde se reparte la luz; por donde se esparce el viento solano sobre la tierra? 25 ¿Quién repartió conducto al turbión, y camino a los relámpagos y truenos, 26 haciendo llover sobre la tierra deshabitada, sobre el desierto, donde no hay hombre, 27 para saciar la tierra desierta e inculta, y para hacer producir de verdura renuevos? 28 ¿Por ventura la lluvia tiene padre? ¿O quién engendró las gotas del rocío? 29 ¿Del vientre de quién salió el hielo? Y la helada del cielo, ¿quién la engendró? 30 Las aguas se endurecen a manera de piedra, y se congela la faz del abismo. 31 ¿Detendrás tú por ventura las delicias de las Pléyades, o desatarás las ligaduras del Orión? 32 ¿Sacarás tú a su tiempo los signos de los cielos, o guiarás el Arcturo con sus hijos? 33 ¿Supiste tú las ordenanzas de los cielos? ¿Dispondrás tú de su potestad en la tierra? 34 ¿Alzarás tú a las nubes tu voz, para que te cubra muchedumbre de aguas? 35 ¿Enviarás tú los relámpagos, para que ellos vayan? ¿Y te dirán ellos: Henos aquí? 36 ¿Quién puso la sabiduría en el corazón? ¿O quién dio al entendimiento la inteligencia? 37 ¿Quién puso por cuenta los cielos con sabiduría? Y los odres de los cielos, ¿quién los hace parar, 38 cuando el polvo se ha endurecido con dureza, y los terrones se pegan unos a otros? 39 ¿Cazarás tú la presa para el león? ¿Y saciarás el hambre de los leoncillos, 40 cuando están echados en las cuevas, o se están en sus guaridas para acechar? 41 ¿Quién preparó al cuervo su alimento, cuando sus polluelos claman a Dios, y andan errantes sin comida?

Leave a Reply