AÑO BÍBLICO DÍA 012, ORDEN DE EVENTOS CRONOLÓGICOS, ENERO 12

Job 23:1 – 24  (Sagradas Escrituras – 1569)

Año Bíblico, por orden cronológico de eventos.

Y respondió Job, y dijo:
2 Hoy también hablaré con amargura; que es más grave mi llaga que mi gemido. 3 ¡Quién me diera el saber dónde hallar a Dios! Yo iría hasta su silla. 4 Ordenaría juicio delante de él, y llenaría mi boca de argumentos. 5 Yo sabría lo que él me respondería, y entendería lo que me dijese. 6 ¿Por ventura pleitearía conmigo con grandeza de fuerza? No; antes él la pondría en mí. 7 Allí el recto disputaría con él; y escaparía para siempre del que me condena. 8 He aquí yo iré al oriente, y no lo hallaré; y al occidente, y no lo percibiré. 9 Si al norte él obrare, yo no lo veré; al mediodía se esconderá, y no lo veré. 10 Mas él conoció mi camino; me probó, y salí como oro. 11 Mis pies tomaron su rastro; guardé su camino, y no me aparté. 12 Del mandamiento de sus labios nunca me separé; guardé las palabras de su boca más que mi comida. 13 Pero si él se determina en una cosa, ¿quién lo apartará? Su alma deseó, e hizo. 14 Por tanto él acabará lo que me es necesario; y muchas cosas como éstas hay en él. 15 Por lo cual yo me espantaré delante de su rostro; consideraré, y lo temeré. 16 Dios ha enternecido mi corazón, y el Omnipotente me ha espantado. 17 ¿Por qué no fui yo cortado delante de las tinieblas, y cubrió con oscuridad mi rostro?

Job 24: 1 Puesto que no son ocultos los tiempos al Todopoderoso, ¿por qué los que le conocen no ven sus días?
2 Toman los términos, roban los ganados, y pacen los campos ajenos. 3 Se llevan el asno de los huérfanos; prenden el buey de la viuda. 4 Hacen apartar del camino a los pobres; y todos los pobres de la tierra se esconden de ellos. 5 He aquí, como asnos monteses en el desierto, salen a su obra madrugando para robar; el desierto es su mantenimiento y de sus hijos. 6 En el campo siegan su pasto, y los impíos vendimian la viña ajena. 7 Al desnudo hacen dormir sin ropa, y que en el frío no tenga cobertura. 8 De la inundación de los montes fueron humedecidos, y abrazan las peñas sin tener en qué cubrirse. 9 Quitan el pecho a los huérfanos, y de sobre el pobre toman la prenda. 10 Al desnudo hacen andar sin vestido, y a los hambrientos quitan las gavillas. 11 De dentro de sus paredes exprimen el aceite, pisan los lagares, y mueren de sed. 12 De la ciudad claman los hombres, y las almas muertas dan voces, pero Dios no puso estorbo. 13 Ellos son entre los rebeldes a la luz, nunca conocieron sus caminos, ni estuvieron en sus veredas. 14 A la luz se levanta el matador, mata al pobre y al necesitado, y de noche es como ladrón. 15 El ojo del adúltero está aguardando la noche, diciendo: No me verá nadie; y esconde su rostro. 16 En las tinieblas minan las casas, que de día para sí señalaron; no conocen la luz. 17 Porque la mañana es a todos ellos como sombra de muerte; si son conocidos, terrores de sombra de muerte los toman. 18 Son livianos sobre las aguas; su porción es maldita en la tierra; nunca vienen por el camino de las viñas. 19 La sequía y el calor arrebatan las aguas de la nieve; y el sepulcro a los pecadores. 20 El Misericordioso se olvidará de ellos; de ellos sentirán los gusanos dulzura; nunca más habrá de ellos memoria, y como un árbol será quebrantada la iniquidad. 21 A la mujer estéril que no concebía, afligió; y a la viuda nunca hizo bien. 22 Mas a los violentos adelantó con su poder; se levantó, y no fió a nadie en la vida. 23 Si algunos le dieron a crédito, y se afirmó en ellos; sus ojos tuvo puestos sobre los caminos de ellos. 24 Fueron ensalzados por un poco, y desaparecieron, y son abatidos como cada cual; serán encerrados, y cortados como cabezas de espigas. 25 Y si no es así, ¿quién me desmentirá ahora, o reducirá a nada mis palabras?

Leave a Reply